Terapia Cognitivo Conductual

La Terapia Cognitivo Conductual es una terapia científica aplicando  procedimientos investigados con rigurosos métodos experimentales, hoy muy unidos a los avances en neurociencias. Con esta terapia  tenemos más probabilidades de lograr los objetivos. Un procedimiento validado científicamente no garantiza el éxito pero lo hace mucho más probable.

En líneas generales, la terapia cognitivo conductual, se centra en la modificación de conductas, emociones y pensamientos a través de técnicas específicas que permiten que nuestras reacciones emocionales ante situaciones diversas, vayan cambiando.    De esta manera, el paciente va aprendiendo nuevas formas de reaccionar, y al final del tratamiento, si todo va bien, aprende a gestionar con eficacia sus emociones para alcanzar el bienestar. 

En la Terapia Cognitivo Conductual nos concentramos en solucionar los problemas actuales de la persona sin indagar demasiado en el pasado. En algunos casos, cuando es necesario para entender el problema actual, preguntamos información sobre el pasado; pero el acento del tratamiento está puesto en resolver los problemas de hoy.

Los diálogos entre el paciente y el terapeuta están guiados por objetivos prácticos enfocados en  los motivos que al paciente lo trajeron a la consulta.

La Terapia Cognitivo Conductual consta de tres fases: evaluación, tratamiento y seguimiento.

Durante la primera etapa, la evaluación psicológica, nos ocupamos de conocer al paciente y entender los problemas por los que consulta. Si existe un diagnóstico como Depresión, Ansiedad o Fobia Social tratamos de encontrarlo en este momento. Lo que vamos descubriendo en estas primeras entrevistas se lo explicamos al paciente, de este modo él empieza a conocer su problema y nos da su punto de vista. Muy importante: durante esta fase, paciente y psicólogo charlan y acuerdan cuáles son los objetivos del tratamiento y ponen las prioridades en los mismos. La evaluación psicológica dura entre 1 y 3 sesiones.

La segunda etapa es el tratamiento propiamente dicho. Aquí es cuando se aplican las técnicas dirigidas a lograr el cambio que beneficia al paciente, tratando de alcanzar los logros que se plantearon en la primera etapa. En cualquier caso, siempre la aplicación de una técnica se dialoga previamente con el paciente.

Durante la tercera etapa, el seguimiento, vamos espaciando la frecuencia de las consultas mientras aplicamos procedimientos orientados a mantener los cambios y prevenir recaídas. Cuando los objetivos se lograron y el cambio se consolidó, le damos el alta al paciente.

Por otra parte, no sólo hablamos. Enseñamos al paciente un conjunto de ejercicios que lo van a ayudar a manejar y resolver los problemas.

Solicita ya tu   SESIÓN INFORMATIVA GRATUITA   y/o  Llama al   966410667  para más información.

¡RESERVA UNA SESIÓN INFORMATIVA GRATUITA AHORA!

Phone: 966410667